uncategorized

Sandro Rosell: ‘»Por ser catalán te ven como a un delincuente»

06/07/2020

El que fuera presidente del Barcelona, entrevistado por Jordi Évole tras pasar 643 días en prisión provisional, relata su estancia en la cárcel y se refiere a una «conspiración»: «Ser catalán no me ayudó»

Sandro Rosell estuvo 643 días en prisión preventiva junto al gestor Joan Besolí. Fue acusado de blanquear 20 millones de euros en comisiones y liderar una organización criminal tras ejercer de intermediario para vender los derechos de la selección de Brasil en una operación hace 11 años. La juez responsable de la instrucción, Carmen Lamela, nunca atendió a sus requerimientos para salir en libertad bajo fianza. El 24 de abril de 2019, el que fuera presidente del Barcelona fue absuelto por la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. «Estos dos años en la cárcel no se pagan con nada. Me robaron dos años de mi vida. Me va a marcar para siempre. Ahora sólo quiero pasar a ser un tío normal y corriente. Y que nadie me conozca».

Entrevistado por el programa Lo de Évole de La Sexta, Rosell, que está pendiente de publicar un libro que él mismo fue tejiendo en 10 libretas compradas en el economato de la prisión, desgranó su larga estancia entre rejas, desde que llegaron y les pusieron «un mono como los de Guantánamos, pero en blanco». Y los dilemas morales que se le plantearon mientras estuvo en una celda de cinco metros de largo por dos de ancho, con una pequeña ducha y y un retrete de metal a compartir con Besolí. «¿Cómo podíamos querer a un tío que había matado a su pareja? Las relaciones en la cárcel son bestiales. Yo pensaba, ‘no podemos ser amigos de esta persona’. Pero lo éramos», se pregunta ahora Rosell.

Coincidio el ex presidente del Barcelona en Soto del Real con los presos del procés, pero también con Gerardo Díaz Ferrán, Ignacio González («jugábamos en la cárcel a algo parecido al squash»), Bárcenas («comentábamos que a mi hija le gusta mucho Taburete, el grupo de su hijo»), Rodrigo Rato («siempre recordaré el abrazo que me dio cuando me soltaron»), Jordi Pujol Ferrusola («me dejó unas zapatillas de deporte nada más llegar y un bañador con el que parecía la abeja Maya) o Ángel María Villar («me dijo que sabía que ya hacía tiempo que me perseguían»). «Aquello parecía el telediario de La Sexta», bromeó Rosell, que recordó cómo el día de su puesta en libertad regaló a los presos del procés una bolsa de conguitos. «Dos para Oriol Junqueras y Joaquim Forn, que les gustaban mucho».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *