uncategorized

Rosell achaca su paso por la cárcel a ser presidente del Barça y Laporta quiere volver a presentarse

05/02/2020

«Si no hubiera sido presidente del Barcelona, no habría ido a la cárcel», se reafirma Rosell en una entrevista a Mundo Deportivo, mientras Laporta planea un nuevo asalto a la poltrona

Sandro Rosell fue detenido el 23 de mayo de 2017. Él mismo se enteró leyéndolo en la prensa, antes incluso de que la policía entrara en su domicilio. Le acusaron de blanquear 20 millones de euros en comisiones. También de ser el capataz de una organización criminal. Junto al gestor Joan Besolí, estuvo 643 días en prisión preventiva, mientras la juez que se encargó de la instrucción, Carmen Lamela, cerraba a cal y canto, una y otra vez, la puerta de su celda. Entendía que había riesgo de fuga, por lo que le denegaba toda petición de salir en libertad bajo fianza.

Rosell, una vez superado el calvario después de que el pasado 24 de abril de 2019 fuera absuelto por la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, tiene claro el motivo de su descenso a los infiernos. «Si no hubiera sido presidente del Barcelona, no habría ido a la cárcel. De eso no tengo ninguna duda», afirma en el avance de una entrevista a Mundo Deportivo.

«Tampoco creo que nadie me hubiera investigado empresarialmente. Ni espiado. Ni hubiera tenido una persecución fiscal tan agresiva que aún sigo teniendo, con 72 actuaciones de la Agencia Tributaria desde que salí elegido presidente del Barça. Antes de ser presidente, cero inspecciones fiscales. ¿Casual?», abunda quien fuera máximo mandatario azulgrana entre junio de 2010 y enero de 2014, cuando estalló el caso Neymar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *