uncategorized

¿Qué hacer con Coutinho? Un precio inolvidable y un doblete doloroso e inoportuno

12/03/2020

Coutinho llega al entrenamiento del Barcelona.

Philippe Coutinho, ahora mismo, es la peor inversión de la historia del Barça. Después de tratar de maquillar la marcha de Neymar al PSG en verano de 2017 con su fichaje y llevarse en cambio a Ousmane Dembélé, por quien se pactó un precio de 105 millones de euros a los que se sumarían hasta 40 más en variables, el brasileño aterrizó por fin en el Camp Nou en el mercado de invierno de la temporada 2017-18 a cambio de 120 millones de euros y hasta 40 más por objetivos. Por supuesto, sin la posibilidad de jugar la Champions. La normativa de la UEFA cambiaría un año más tarde. A pesar de que sus primeros partidos fueron ilusionantes, la campaña siguiente vio como Dembélé le ganaba una y otra vez la partida y terminó por marcharse cedido al Bayern en la 2019-20.

Es muy significativo que, después de marcar su último gol con la camiseta azulgrana, en la vuelta de los cuartos de final de la Champions 2018-19 ante el Manchester United, en el Camp Nou, se llevara los dedos a los oídos y cerrara los ojos. Una forma, al fin y al cabo, de evidenciar su divorcio con una afición que lo puso bajo la lupa, tanto por su precio como por aquellas excelentes sensaciones primerizas que cayeron demasiado pronto en el olvido. Ahora, ha vuelto al Barça y Ronald Koeman ya ha dejado caer que está dispuesto a darle una nueva oportunidad. En principio, retrasando su posición hacia el mediocampo, un lugar en el que, aparentemente, se siente mucho más cómodo. No obstante, si algún equipo llegara con una propuesta de 100 millones de euros para llevárselo, poco menos que una quimera en estos momentos, el club la aceptaría encantado.

Su rendimiento, en sus primeros seis meses en el Barça, fue tremendo, con un promedio de 0,45 goles y 0,27 asistencias por partido. Superior, en este caso, al de toda su etapa en el Liverpool, en la que firmó 0,26 goles y 0,22 asistencias por encuentro. En su segunda temporada, la primera completa, en cambio, cayó hasta situarse en 0,20 goles por encuentro, cerca de su media total en las filas de los reds, y 0,09 asistencias por partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *