uncategorized

La pandemia ‘promociona’ al tercer técnico del Atlético: apadrinado por Verón y fichado hace dos semanas

12/27/2020

18.11.2018. Argentina. El entrenador de fútbol argentino Hernán...

Desde hace una semana, Diego Pablo Simeone permanece recluido en su domicilio, mordiéndose las uñas para que la Covid-19 le permita volver al trabajo y poder volver a darles las órdenes a sus jugadores en directo. Su domicilio es ahora su centro de operaciones, donde recibe telemáticamente información al instante de la pretemporada del Atlético en Majadahonda. Hoy no perderá detalle del único amistoso de preparación de su equipo: en el Wanda, frente al Almería (17.00 horas). En la distancia controla que cada detalle de la preparación, toda vez que el stage en Los Ángeles de San Rafael fue interrumpido bruscamente por el coronavirus, se mantenga intacto. Su voz es la que hilvana cada sesión, aún sin estar presente. Y así será hasta que la PCR diga que está limpio.

Nelson Vivas, su inseparable segundo entrenador durante su etapa en Argentina (Racing, Estudiantes, River y San Lorenzo), que no pudo sumarse por circunstancias personales al aterrizaje del Cholo en el club rojiblanco, en diciembre de 2011, le ha tocado permanecer aislado en casa, tras haber tenido contacto con Simeone. Ambos, viejos compañeros de batallas con la albiceleste (ambos jugaron el Mundial 1998), comparten el mismo estilo de trabajo y nervio cuando les toca manejar el timón de la nave. Nelson llegó en 2018 para suplir a Tiago Mendes y ascendió a segundo entrenador hace sólo unas semanas, tras la despedida del Mono Burgos, que aguarda en Madrid a que el fútbol le de su primera oportunidad en la élite como primer técnico. Y, preferiblemente, en la liga española.

Así que, como ni Simeone ni Vivas ni, obviamente, Germán Burgos han podido estar presentes físicamente en esta atípica pretemporada rojiblanca, el destino ha puesto nombre y apellidos a una tercera pieza, que llegó en silencio y en silencio permanece. De hecho, no hay ninguna foto oficial del club suya. «Es un asistente y normalmente no sacamos fotos de asistentes», señalan desde la entidad. Se llama Hernán Bonvicini, tiene 41 años y aterrizó en Barajas recién estrenado septiembre, para completar el cuerpo técnico de Simeone y ocupar la vacante de Burgos. Cuando la afición atlética fantaseaba con la incorporación de Gabi, tras poner fin a su aventura en Qatar, de repente, apareció él. Un desconocido que, junto al Profe Ortega en el apartado físico, Pablo Vercellone afilando a los porteros y Simeone al otro lado del pinganillo, se ha visto obligado a dar el salto. Aunque sólo hasta que sus superiores recuperen la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *