uncategorized

El triste descuento de Antoine Griezmann: «Sin palabras»

07/17/2020

Antoine Griezmann saluda al Mono Burgos al final del partido.

El francés, que apenas suma un cuarto de hora en los dos últimos partidos, asomó con el tiempo cumplido. Lleva 14 goles este curso, uno más que Morata, máximo goleador del Atlético

Hace un par de años, cuando Antoine Griezmann se hallaba en mitad de su primera crisis existencial en Madrid, Diego Pablo Simeone se subió al coche con Diego Godín, entonces capitán del Atlético e íntimo del jugador francés, y se presentó sin avisar en casa de Antoine, para persuadirle de que siguiera a su lado y se olvidase de la oferta del Barcelona. Así lo hizo y aguantó un año más en el Metropolitano. Fueron cinco intensas temporadas las que compartieron el delantero y el técnico, que fue modelando a su alumno hasta dar con ese jugador ‘top’ que estaba convencido de que se escondía dentro de su menuda silueta, desde que le echó el ojo cuando sobresalía en la Real Sociedad, como un jugador de banda.

A Simeone le dolió cuando Griezmann, hace poco más de un año (mayo 2019), le soltó que, esta vez sí, se marchaba al Barcelona. Y, en cierto modo, le incomodó ver al francés esperando en la banda del Camp Nou, como un simple suplente, para incorporarse al partido en el tiempo añadido. «Sin palabras», respondió el técnico argentino al ser consultado por ese papel residual de quien fue su bandera hace no tanto. El chico que él transformó, ahora navega melancólico y sin rumbo. Porque pocos conocen a Antoine mejor que él. La relación entre ambos va más allá de lo profesional.

«Tengo que hablar con Griezmann. Entiendo que pueda sentirse mal», admitía Quique Setién. Desde su llegada en sustitución de Ernesto Valverde, el francés sólo ha marcado un gol en LaLiga, tres en Copa y otro en Champions, para un total de 14 en toda la temporada. Eso sí, con estos números hoy sería el máximo goleador del Atlético, ya que Álvaro Morata, quien encabeza la lista, suma 13 en total. «A Griezmann le veo bien. El problema es que no pueden jugar todos y hay que decidirse por algunos. Siempre piensas que en un momento determinado puede hacer algo», concluía su reflexión Setién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *