uncategorized

El laberinto de Bartomeu, acorralado por todas las crisis posibles

12/29/2020

Bartomeu, durante la presentación de Jasikevicius.

Josep Maria Bartomeu lleva un mes viviendo un infierno en el Barça. Todo empezó con el humillante 2-8 ante el Bayern y luego se extendió con el intento de Leo Messi de dejar el club y las dificultades para colocar los descartes de Ronald Koeman. El conflicto ha llegado al límite con la presentación de más de 20.000 firmas para llevar a las urnas un voto de censura y la denuncia de Quique Setién. El presidente, a pesar de todo, se resiste a dar un paso al lado y dimitir, por mucho que ya pusiera esa opción sobre la mesa para lograr que el argentino no se quedara a regañadientes en la entidad. Los contratiempos en esta volcánico comienzo de temporada son agotadores para un club que no consigue ni un día de tranquilidad.

DESCARTES DE JUGADORES

La traumática eliminación ante el Bayern evidenció que el equipo necesita una remodelación en profundidad. Por eso, la directiva optó por fichar a un técnico de fuerte carácter, Ronald Koeman, a sabiendas de que no le temblaría el pulso a la hora de descartar a pesos pesados. Y no defraudó. Colocó en su punto de mira a dos protegidos de Messi: Arturo Vidal y Luis Suárez. Pero, por ahora, el club ha sido incapaz de cerrar sus salidas.

En el caso del chileno, el tema es especialmente sangrante. Su salida al Inter llegó a darse por hecha hasta tal punto que hasta se despidió de sus compañeros el lunes. Pero ahí sigue. El uruguayo, mientras, tras aprobar el examen de italiano necesario para no ocupar plaza de extracomunitario en la Serie A, continúa pendiente de encontrar destino. La opción de la Juventus, ahora, parece haberse enfriado en favor, precisamente, del conjunto neroazzurro, pero sigue sin haber movimientos y el técnico, aunque lo ha dejado fuera de la lista en sus dos primeros amistosos, ya ha señalado que, si se queda, está dispuesto a contar con él. Sin dinero en la caja, la posibilidad de fichajes parece, de momento, una utopía.

EL ENFADO DE MESSI

Su intento de dejar unilateralmente el club fue la chispa que encendió la mecha de lo que puede terminar con el primer presidente de la historia del Barça repudiado por las urnas. Bartomeu se mantuvo firme en el pulso que le planteó el argentino. Y, al final, se salió con la suya. A medias.

Messi no tuvo otra opción que aparcar su idea de marcharse con la carta de libertad bajo el brazo, una opción contemplada en su contrato si se comunicaba en un plazo determinado, pero no dudó en tirar con bala contra el máximo dirigente. Le acusó de mentiroso y responsabilizó a la junta de la ausencia de un proyecto deportivo claro. Algo que, al final, hizo que se sintiera a disgusto en un club por el que siempre había proclamado su amor. Muchos socios y seguidores ven como solución un relevo rápido en la cúpula de la entidad. Muchos apuestan por Carles Puyol, sea un One Club Man azulgrana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *