uncategorized

Casemiro, con hacha y con guantes, eleva al Madrid ante un buen Sevilla

01/28/2020

El brasileño firma un doblete en la segunda parte y el conjunto blanco acaba derribando a un buen conjunto hispalense, que protestó por la anulación del VAR de un tanto a De Jong

Casemiro lleva el hacha con guantes. Donde hace falta, es contundente; donde es necesario, es sutil. Este Madrid sin delanteros, por lesiones, castigos o bisoñez, necesita llenar la cesta como sea, y el brasileño pide la vez en todas las colas. De nuevo, como en la Supercopa, los centrocampistas ponen lo que no ponen los delanteros: el gol.

Esta vez le tocó a Casemiro, por dos veces, para adelantar en sendas ocasiones al Madrid con inesperadas apariciones en el área. En la primera, levantó con delicadeza la pelota por encima de Vaclik; en la segunda, remató en el lugar de centrales que no le esperaban. El brasileño encontró el único descosido en la red bien tejida de Lopetegui, al que el VAR provocó un ataque de ira por una falta que parecía de baloncesto. El Sevilla, que se fue indognado del Bernabéu, fue mejor en muchas fases.

El mediocentro segó lo que pudo en su zona frente a un rival bien distribuido y con una interesante réplica del madridista en la figura de Fernando. Una buena adquisición más de Monchi. Pero lo mejor, sin embargo, estuvo en sus incorporaciones, por delante de Kroos y Modric, incluso, para convertirse en el invitado inesperado en el área sevillista. El segundo de sus goles fue el mejor ejemplo de la situación provocada ante la defensa.

Casemiro decidió un mal encuentro de un Madrid al que le faltaba muchísimo en el arranque, tanto como el corazón, el pulmón y el puño. Dicho de otro modo, Sergio Ramos, Valverde y Benzema. Para cada ausencia existían razones de fuerza, fueran lesiones o sanciones, aunque el francés aguardó en el barbecho del banquillo y en el segundo tiempo saltó al campo. La baja inicial de quien más gol tiene, que no es todo el necesario, tampoco provocó el regreso de Bale, pese a entrenar con normalidad toda la semana. Llegó al Bernabéu 12 minutos antes del partido y se fue ocho antes del final. Feo, aunque cumple el reglamento interno del club. En el momento en que más fuerte se siente, Zidane habla claro sin decir palabra. Jovic y Rodrygo no acompañaron los propósitos de su entrenador, salvo por el taconazo del primero en el primer gol del Madrid. Por ahora, el talón es lo único que hemos visto de un fichaje que no es Aquiles. Poco.

Además de Jovic y Rodrygo, Zidane dio minutos a Lucas Vázquez, fuera de foco y de ritmo. Esta temporada era como optar por un jugador descatalogado, pero el gallego siempre hizo buenos servicios a Zidane. En el segundo de los goles blancos, fue el asistente.

Somos una tienda online de camisetas de futbol tailandia. Encontrarás todas las camisetas personalizadas y ropa de entrenameinto de todos los camisetas real madrid baratas etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *